Archivo de la etiqueta: Miércoles de ceniza

Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma.

El Papa Francisco impone la ceniza a un cardenal.

El Papa Francisco impone la ceniza a un cardenal.

Como cada año, el Santo Padre Francisco nos hace llegar una carta que nos introduce en el tiempo de la Cuaresma y en su significado y fin. En este período de renovación para la Iglesia, para cada comunidad y para cada persona, el Papa nos propone un objetivo: hacer nuestro corazón semejante a corazón de Cristo.

Fac cor nostrum secundum Cor tuum

Haz nuestro corazón semejante al tuyo

Papa Sagrado corazón

Con esta súplica de las letanías al Sagrado Corazón de Jesús, que Francisco recomienda rezar en esta Cuaresma, pedimos a Dios un corazón generoso y misericordioso que no se encierre en sí mismo y no caiga en la indiferencia ante Dios y ante los hombres.

Ojalá que, en esta Cuaresma, estemos atentos a la voz de Dios que nos habla y nos pide que continuemos su obra en el mundo, llevando a todo hombre su mensaje de salvación, paz y perdón. Que Dios nos haga comprender que para poder llevar a cabo esto, primero tenemos que pasar por nuestra propia conversión.

En la Cuaresma, ante todo, un tiempo de gracia, se nos invita a pararnos y mirar hacia nuestro propio interior, para conocernos mejor a nosotros mismos y descubrir que Jesús nos llama a darlo todo por amor.

Facilitamos el enlace a la carta del Papa: http://m.vatican.va/content/francesco/es/messages/lent/documents/papa-francesco_20141004_messaggio-quaresima2015.html

Miércoles de Ceniza

image

Hoy, miércoles de ceniza, comienza la Cuaresma, el tiempo de preparación para la Pascua. Como gesto especial de este día, está la imposición de la ceniza sobre la frente de los fieles,  que nos recuerda la necesidad que todos tenemos de convertirnos y poner el Evangelio, la Buena Noticia de Jesús, en el centro de nuestras vidas.
Durante la celebración de la Eucaristía de hoy, a las 8 de la tarde, tendrá lugar la imposición de las cenizas. Que la recepción de estas cenizas nos ayude a ver nuestra necesidad de Dios.