Archivo mensual: agosto 2014

Peregrinación a la novena de Covadonga

Santina-con-la-exedra-a-su-espaldaComo todos los años, la Parroquia organiza una peregrinación para asistir a la novena a la Virgen de Covadonga. Este año será el miércoles 3 de septiembre. Se saldrá de la estación de autobuses de Pola de Siero a las 11 de la mañana para ir a Cangas de Onís, pasar un rato juntos por allí, luego comer e ir hacia Covadonga. Tras participar de la Eucaristía y de la procesión con la imagen de la Virgen hasta la Santa Cueva, volveríamos a Pola de Siero.

El precio total de la actividad es de 25 €. Las personas que se quieran apuntar pueden hacerlo en la sacristía hasta que se terminen las plazas del autobús.

Anuncios

Solemnidad de la Asunción de María

Asunción de la Virgen de Tiziano

Asunción de la Virgen de Tiziano

El día 15 de agosto la Iglesia celebra la solemnidad de la Asunción de María. Al ser solemnidad de precepto la misas del día viernes 15 tendrán el mismo horario que las del domingo, es decir, a las 9 de la mañana, a las 12 del mediodía y a las 7 de la tarde. Asimismo, la Misa de la víspera, el jueves día 14 será a las 7 de la tarde.

En este día la Iglesia conmemora la Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma al cielo tras el fin de su vida terrenal. Este misterio, venerado por el pueblo cristiano durante siglos fue declarado dogma de fe por el papa Pío XII en el año 1950.

Muchos pueblos y ciudades celebran en este día a la Virgen María como su patrona. Por ejemplo, la localidad del Remedio en Nava o la villa de Gijón que celebra a la Virgen de Begoña.

Es esta una fiesta para contemplar a María, la madre de Dios. Ella nos abre a la esperanza, a un futuro lleno de alegría y nos enseña el camino para alcanzarlo: acoger en la fe a su Hijo; no perder nunca la amistad con él, sino dejarnos iluminar y guiar por su Palabra; seguirlo cada día, incluso en los momentos en que sentimos que nuestras cruces resultan pesadas.

Haciendo nuestro el sí de María al ángel, dejando entrar a Jesús en nuestras vidas es como podremos llevar el amor y la paz de Dios allá donde vayamos y construir así el Reino de Dios a nuestro alrededor. La virgen, desde el cielo, intercede por nosotros y nos llama a iniciar este camino de esperanza hacia Dios construyendo un mundo mejor.